Mi modelo de juego

Es casi seguro que esta pestaña será una de las más visitadas de la página web. Sin duda, el rótulo llama la atención tanto como el afán en encontrar ese sistema perfecto que te lleve al éxito. No lo duden, yo no lo tengo. Simplemente tengo el mío. Aquí encontrarán lo que puedo llegar a entender yo después de años de trabajo y estudios con niños y mayores.

El fútbol, ya lo saben, es tan complejo que, a pesar de que todas las vertientes hablen de un deporte con todo experimentado, hace que cualquier partido, por recóndito y particular que sea, se muestre diferente a cualquier otro. A mí me gustaría tener la varita mágica que me diera los tres puntos todos los domingos, pero no existe. Lo único que se le acerca, en mi opinión, es el trabajo duro. El esfuerzo constante. El entrenamiento dentro y fuera del campo. La mentalidad ganadora. La pasión por el balón. Todo muy bien atado y molido para que la suerte solamente pueda sonreírte a ti. 

Mi modelo de juego está plasmado en mis sesiones de entrenamiento, en mis charlas a mis futbolistas y hasta en mi manera de pensar. El fútbol es un todo perfecto que no me engaña. Me sorprende, me mejora y me condiciona, pero no me engaña. Si no estás enamorado de algo acabará por desocuparte. Si no sientes el por qué de alguna cosa a la que le dediques muchísimo tiempo, acabará por agotarte. El modelo es amar el juego y competir. Competir al máximo desde la A a la Z. No hay más. 

Nadie puede hacerse un hueco y escalar posiciones con una sola idea de fútbol. Nadie. Absolutamente nadie. Renovarse o morir significa entender las complicaciones existentes entre un proyecto y otro. Los objetivos establecidos y los que se entrometen en mitad. Ser uno mismo en cualquier categoría o lugar es el modelo de juego. Mi manera de entender el trabajo y las vías para alcanzar el éxito son distintas si entreno a un equipo de Primera división o a un equipo infantil. Es absurdo pensar de otra manera. 

Eso sí, hay pautas que me resultan inamovibles sea cual sea el conjunto que dirijo o el objetivo a alcanzar. A saber:

- El grupo siempre por encima de las individualidades.
- No acepto menos del 101% de compromiso por parte de todos. Aquí no importa ni la edad, ni la experiencia ni el status. 
- Se juega como se entrena. Si no entrenas como debes, no debes jugar.
- Hay tres sitios donde un futbolista debe saber estar: En el césped, en el banquillo y en la grada. En los tres sitios es fundamental su suma.
- Trabajo en equipo: El cuerpo técnico es un cuerpo único e incorruptible.
- Casta y coraje como ADN.
- El mejor futbolista es el que lee más rápido las situaciones del juego. Nuestras tareas estarán dirigidas siempre a eso.
- Un equipo feliz es un equipo unido. El buen ambiente es obligatorio y no debe estar reñido con el sacrificio y la exigencia.
- El balón como protagonista elemental de las sesiones.
- Siempre hay alguien que explica las razones de nuestra responsabilidad en el fútbol según dónde estemos compitiendo: Una afición, unos familiares, una pareja, unos hijos, unos amigos…

Comentario (0) Impresiones: 227
BLOG

Zidane, el amigo

El Real Madrid es el actual campeón de Liga y también de Champions. El cuadro merengue ha terminado la temporada flechado, haciendo un fútbol dinámico y rápido. Y también bonito y preciso, lo que supone mayor complejidad al asunto. 

...más
Imagen Miguel Roda